|| ¿Quienes Somos? || Servicios || Proyectos || Boletín || Links Contáctenos
 
 

Sedentarismo en la Persona Adulta Mayor

 

Debido a los padecimientos osteo-articulares presentes frecuentemente en esta población, los adultos mayores optan, en un alto porcentaje, por no realizar ejercicio físico con la excusa de que éste les aumenta el dolor.

La atrofia muscular (pérdida de masa muscular) resultado de la inactividad física, favorece las discapacidades motrices (dificultad para caminar bien, o movilizarse con soltura) que aparecen en las personas adultas mayores, lo que tarde o temprano causa un deterioro funcional y mayor dependencia y el uso de instrumentos de apoyos como andaderas o bastones.

El envejecimiento como tal, no va de la mano con la incapacidad para realizar las actividades básicas de la vida diaria de forma independiente, la razón principal de ésta incapacidad, es dada porque la Persona Adulta Mayor se vuelve inactiva físicamente. Se pierde entonces la resistencia, el equilibrio, la flexibilidad y la fuerza muscular, todas necesarias para tener un envejecimiento saludable y una buena calidad de vida. a

 
 

Es importante también tener en cuenta que, con el envejecimiento, se pierde masa muscular de forma importante, y aquí entra a jugar un papel importante también, la nutrición que tengamos; pero si se realiza ejercicio físico de forma frecuente, esta disminución de la masa muscular no se presenta de manera temprana.

La sarcopenia (pérdida degenerativa de masa muscular y fuerza al envejecer o al llevar una vida sedentaria) causa muchas alteraciones a nivel físico en la persona adulta mayor; la más importante es el aumento en las incidencias de caídas y por ende de fracturas, punto importante como pauta de tratamiento fisioterapéutico en esta población.

Debido a lo anteriormente mencionado, el sedentarismo en este grupo de población es totalmente contraproducente, es decir, debemos de realizar ejercicios para evitar esas complicaciones. No obstante, puede ser que la persona adulta mayor presente contraindicación médica para realizar ejercicio físico, pues la falta de éste altera de forma importante el funcionamiento de todos los órganos y sistemas, no solamente a nivel musculo-esquelético.

Por lo tanto, se debe incluir en la rutina diaria de la Persona Adulta Mayor, actividades físicas en un ambiente controlado y supervisado por un profesional en el área, con el objetivo de mantenerse activo(a) y enlentecer el proceso de deterioro físico. Es necesario considerar que se realicen en un lugar adecuado, es decir con buena ventilación, luz y de terreno regular, así como que los ejercicios sean adaptados para este tipo de población.

 
Elaborado por: Licda. Ana Carolina Mora Mora
Fisioterapeuta AS.CA.TE.

Revisado por: Dr. Sellek
Médico AS.CA.TE.
 
 
 
Diseñado por www.diprog.com
Tel.: (506) 2551-9504 | Fax: (506) 2591-4012 | E-mail: ascate@racsa.co.cr
Derechos Reservados ASCATE, 2005 - 2010

Si no logra ver adecuadamente el correo visite el siguiente enlace http://www.ascatealzheimer.org